365especies.com Biodiversidad con nombre propio (o científico)

23Feb/102

Macrotermes michaelseni

Macrotermes michaelseni es el nombre científico de la termita sudafricana. Este insecto social construye sus nidos o termiteros en forma de montículos de tierra de hasta 10 metros de altura, normalmente erigidos al pie de un árbol. En el centro del ajetreado nido hay una habitación especial donde vive la termita reina. Lo más sorprendente es que dentro de los montículos las termitas mantienen una temperatura constante de 31 ºC día y noche, a pesar de que las temperaturas externas oscilan entre 3 y 42 º C. Imitando este sistema se ha erigido en Harere (Zimbawe) el edificio Eastgate, diseñado por el arquitecto Mick Pearce en colaboración con ingenieros de la empresa Arup, que utiliza sólo el 10% de la energía que necesita un edificio convencional de su mismo tamaño, lo que ha permitido ahorrar en sus cinco primeros años más de dos millones y medio de euros en aire acondicionado.

Al contrario que la mayoría de las termitas, Macrotermes michaelseni no puede digerir la celulosa ni la lignina, que son constituyentes básicos de las plantas de las que se alimentan. Para cubrir esta carencia, ha ideado un método curioso: cultiva en sus termiteras un huerto o jardín de hongos en el que crece el micelio de Termitomyces, un hongo que rompe gradualmente la celulosa y genera sustancias que las termitas sí pueden comer.

Otro aspecto sorprendente de estos insectos es su capacidad para comunicarse y trabajar “en equipo”. Por ejemplo, cuando una termita detecta que algún rincón de su “edificio” se ha visto dañado, reacciona rápidamente al peligro con un mecanismo llamado estigmergia (que significa “colaboración a través del medio físico”). En concreto, el animal toma con su boca granos de arena o los propios excrementos y los va colocando en las grietas de la pared con una secreción pegajosa y una sustancia química de alarma, una feromona, que se dispersa por los canales y conductos de la comunidad. Otras termitas golpean sus cabezas repetidamente contra las paredes del termitero en el lugar donde se ha producido la agresión, y todas las termitas que reciben la señal responden poniéndose también a reparar rápidamente las paredes.

Archivado en: Animal, Insecto | Autor: Elena Sanz Deja un comentario
Comentarios (2) Trackbacks (1)
  1. Lo que le queda a la humanidad por aprender!!

  2. k guay,ktemperatura k mantienen,alucinante


Deja un comentario