365especies.com Biodiversidad con nombre propio (o científico)

19Jul/100

Cypripedium calceolus

Por Pilar Perla Mateo, coordinadora de Tercer Milenio, suplemento de ciencia y tecnología de Heraldo de Aragón, desde 1994.

Ahora que sus preciosas flores, con forma de zueco, se habrán marchitado ya, es buen momento para hablar de Cypripedium calceolus, una rara orquídea que es mejor no molestar para que subsista. Delicado, encantador, el llamado "zapatito de dama" se distribuye por América del Norte, Eurasia y Japón, pero, en España, solo crece en la frescura pirenaica de hayedos y bosques mixtos de ribera, y también en matorrales, claros y prados, de las provincias de Huesca y Barcelona, entre 1.200 y 1.600 metros de altitud.

Por su exquisitez, recuerda a la princesa del guisante del cuento. Además de la altura, necesita un terreno especial y asociarse con un hongo en sus raíces. Hay que ser paciente con ella. Tarda mucho en dar flores: entre 6 y 10 años. Amarillas y moradas, sus flores hermafroditas duran abiertas entre 11 y 18 días. Son bellas, coloridas, encantadoras y también con una estructura muy especializadas, que asegura la polinización cruzada y evita la autofecundación. Es la única orquídea europea que esconde una trampa para insectos. Obligados a pasar por un estrecho canal, dejan allí primero el polen que portan y, al salir, se cargan con el de la orquídea que acaban de visitar.

Los daños producidos por recolección directa o ganado se unen a factores naturales como aludes o la acción de los sarrios que han contribuido a ponerla en peligro de extinción.

Aunque el visitante no arranque las flores, al acceder a la zona donde crece una población de zapatito de dama se aplastan individuos pequeños. La ubicación de su palacio es un secreto y tiene una guardia personal que vela por ella durante el periodo de floración de esta pequeña dama silvestre.

Archivado en: Vegetal | Autor: Invitado Deja un comentario